Nos trasladamos hoy a un edificio reconocible y reconocido por todos los linenses: la sede del Círculo Mercantil, ubicada en la calle Real, 25. Este inmueble, construido en 1925, goza de gran importancia por su tipología, pero sobre todo de gran reconocimiento social por la actividad que ha desarrollado durante estos casi cien años desde que se inaugurara.

La fundación de esta sociedad recreativa fue posible gracias a la unión de muchos comerciantes e industriales de la ciudad, que en aquella época representaban una línea de pensamiento liberal y progresista. Sin embargo, y esta es una de las mayores curiosidades que alberga la historia del Círculo Mercantil, sus primeros estatutos prohibieron tratar cuestiones políticas o religiosas.

Al edificio, de dos plantas y azotea, se accede mediante una escalinata. La entrada principal está flanqueada por dos grandes ventanales y la planta superior cuenta con una balaustrada de piedra.

La Nueva Línea